';

¿Qué tan dañinas son las bebidas gaseosas?

¿Qué tan dañinas son las bebidas gaseosas?

refrescos perjudiciales para la salud, bebidas gaseosas azucaradas o light y sus efectos

Si eres de las personas que consumen estas bebidas de forma habitual, es importante saber el daño que puede llegar a hacer a tu organismo. Reducir o eliminar su consumo puede tener grandes beneficios para tu salud.

¿Por qué se beben tantos refrescos?

A la larga provocan adicción ya sea por la cantidad de azúcar, cafeína u otros químicos legales pero adictivos que poseen los refrescos.

Daños que hacen los refrescos a tu salud.

  • Alteraciones renales

Están cargadas de ácido fosfórico, el cual estimula la formación de cálculos renales.

  • Enfermedades cardíacas

Las personas que consumen más de 1 gaseosa al día, independientemente de si es dietética o no, tienen 50% de riesgo de desarrollar el síndrome metabólico, cuyos síntomas son insulino-resistencia, hipertensión, triglicéridos y obesidad abdominal.

  • Osteoporosis

Son bebidas con un PH extremadamente ácido, lo que obliga al cuerpo a extraer el calcio de los huesos y dientes para contrarrestar la acidez, ya que son minerales alcalinizantes

  • Obesidad

Hay grandes cantidades de azúcar refinada en las bebidas gaseosas (sacarosa y maíz de alta fructuosa).

La fructosa afecta los niveles de presencia en la sangre de hormonas como insulina, leptina (hormona que inhibe el apetito) y la grelina (la hormona que estimula el hambre).

  • Problemas intestinales

Los edulcorantes alteran nuestra flora intestinal, la cual es fundamental para mantener una buena salud y un peso normal.

Consejos para dejar los refrescos.

  • Reduce su consumo poco a poco. 

  • Combínalo con agua. 

    Puede ser incluso con un poco de gas y limón al principio.

  • Empieza a contar tus calorías. 

    Para que te des cuenta de lo mucho que estás consumiendo.

  • Piensa en cuánto ejercicio necesitarás. 

    Necesitaras caminar 8 km o trotar 50 minutos para quemar las calorías que contiene una botella de medio litro de refresco.

  • Bebe antes un vaso con agua. 

    Cuando tengas la imperiosa necesidad de beber una dosis de refresco, llena un vaso grande con agua con hielo y bébelo antes.

  • Cámbialo por alternativas naturales.

    Como té kombucha o agua de coco.

  • Compra refrescos sin cafeína. 

    Si bebes mucho refresco y aún no estás listo para dejarlo, intenta comprar versiones libres de cafeína.

  • Aléjate de las cosas que te incitan a beber refresco.

    Como comidas muy saladas

  • Inténtalo por 21 días.

    Es lo que necesita el cuerpo para acostumbrarse a un nuevo hábito.

  • Déjalo para ocasiones especiales. 

    Una vez que logres romper el hábito de beber refresco y que la bebida pierda el poder que tiene sobre ti, lo puedes tratar como a cualquier alimento chatarra. Si realmente te gusta el sabor, toma un versión light de vez en cuando.

 

 

Leave a reply