';

La Celulitis. Parte III

Más amigos de tu tan odiada celulitis:

  • El azúcar
  • El alcohol
  • El tabaco
  • El café
  • La sal

El Azúcar:

El dulce no sólo se convierte en grasa. Además, provoca una reacción metabólica en los tejidos cutáneos llamada glicación, por la que el colágeno se torna más rígido y pierde fuerza. En consecuencia, la piel pierde firmeza y la celulitis se abre paso con más facilidad. Como sucede con la sal, el azúcar no sólo se presenta en sus formas más obvias, sino que se encuentra oculta en multitud de alimentos preparados. Por tanto, se impone leer con atención las etiquetas, donde se especifica la cantidad de azúcar.

 

El Alcohol:

Si bien no es una causa directa de este problema, hace que los vasos sanguíneos se relajen y ensanchen, lo que hace que las paredes se vuelvan permeables y permitan a la sangre que por ellas circula salir, desparramándose por los espacios intersticiales, lo que claramente agrava la situación. Una ingesta excesiva de alcohol ocasiona vasoconstricción.

¿Cómo afecta el alcohol? Las bebidas alcohólicas favorecen la acumulación y retención de líquidos, lo que se manifiesta en una hinchazón de piernas que se observa como piel de naranja.

Beber y no necesariamente en exceso esta sustancia  produce un aumento en los niveles de ácidos grasos, que se traducen en depósitos de grasa en diversas zonas del cuerpo: piernas, brazos, abdomen y glúteos”.

Además, el alcohol cuando se metaboliza se transforma en azúcar, siendo ésta una de las principales causas de la celulitis. Ingerir una copa de vino o consumir otra bebida alcohólica no provoca la celulitis, pero 1 es una cosa y varias es otra bien distinta.

 

El tabaco:

Uno de los efectos colaterales de fumar es tener una mala circulación sanguínea, así que, estamos hablando de que el cigarro no provoca directamente el problema de la celulitis, pero sí que ayuda mucho en el proceso de su aparición en el cuerpo.

Ésta no es, la principal razón por la que recomiendo de verdad, que si ya eres fumadora intentes reducirlo al máximo, ¿Qué digo? ¡Déjalo y punto! Claro, esto si deseas eliminar la celulitis más rápido de tu cuerpo y no te basta con saber que provoca cáncer directamente.

Haciendo una explicación un poco más extensa sobre el punto anterior, te comento que el humo del cigarro es una mezcla de muchos productos químicos que son sumamente dañinos, algunos de ellos: amoniaco, metanol, acetileno, benceno, formaldehído,etc

Entre muchísimas otras sustancias, de hecho se dice que un cigarrillo encendido tiene en su contenido cerca de 4,000 sustancias diferentes y de todas ellas hay aproximadamente 40 sustancias que pueden provocar cáncer.

Y bueno estas sustancias son las que afectan severamente nuestra piel, haciendo que aparezcan esos molestos bultos que definen la piel de naranja.

 

El fumar acelera el envejecimiento de la piel ya que hay una destrucción continua y reducción del colágeno, que como sabemos es la proteína estructural más importante de la piel.

 

La nicotina es una sustancia común del tabaco que cuando entra al cuerpo va directo a los vasos sanguíneos reduciendo así el flujo de oxígeno en la sangre, incluso reduce los nutrientes que ayudan a mejorar la apariencia de la piel.

 

El Café:  “Produce Celulitis, Pero También La Quita”

Pero, ¿cómo es posible si prácticamente la mayoría de los cosméticos anticelulíticos contienen cafeína como uno de los principales principios activos? ¡Y los termogénicos también! Pues muy fácil, ésta, tomada por vía oral, puede potenciar la piel de naranja. ¿Curioso, verdad? Y es que, aplicada por vía tópica, la cafeína estimula la circulación, pero cuando se toma más de dos cafés o refrescos de cola al día, la empeora y, además, provoca un endurecimiento de las arterias. No sólo eso: la cafeína produce una subida brusca de los niveles de insulina en sangre, lo cual lleva al organismo a almacenar todos los alimentos, sobre todo azúcares, en forma de grasa. Imagínate entonces si encima le pones azúcar al café.

 

El café produce celulitis…….. pero hazlo tu aliado, ya se sabe, “si no puedes con él, únete a él”.

 

La apariencia de piel de naranja o celulitis se forma por la acumulación de células grasas en el tejido subcutáneo, y empeora al haber retención de líquidos y deshechos celulares que no se consiguen eliminar entre dichos depósitos de grasa. Esto es lo que debes prevenir disminuyendo el consumo de café en tu dieta.

Ahora bien, para quitar la celulitis con el café vamos a hacer una de las mejores “recetas” caseras para tratar la celulitis, necesitas lo siguiente:

  • Café molido
  • Papel film (Rollo de plástico multiusos flexible y transparente, el Albal de toda la vida)
  • Crema base o cualquier otra crema para la piel.

Ahora lo que harás será mezclar el café molido con la crema base hasta que te quede homogéneo. Lo aplicas en la zona con celulitis que quieres tratar y masajeas durante un par de minutos. Para potenciar los beneficios del café envuelve esa zona con el papel film y mantenlo así por al menos 15 minutos.

Finalmente quita el papel film y los restos de la crema con agua tibia. Para obtener los mejores resultados debes ser constante y realizar los mismos pasos al menos 2 veces por semana.

Aunque el café produce celulitis si lo tomas, también puede resultar muy beneficioso para la apariencia de tu piel.

 

La sal:

Cuando tomamos más sodio del que nuestro organismo necesita, éste se ocupa de disminuir su concentración en el cuerpo elevando su tasa de líquido para diluirlo. ¿Cómo lo consigue? Reteniendo hasta la última gota de agua que se encuentra en su camino. Traduciendo: reteniendo líquidos. Y ya se sabe que ésta es una de las principales causas de la celulitis. Claro que la sal no se controla reduciendo tan sólo las veces que usamos el salero. También se encuentra en las comidas preparadas, los aperitivos (patatas fritas, cacahuetes, maíz tostado, palomitas) o los productos conservados en salazón.

Esto no significa que debamos eliminar la sal de nuestra dieta y “emparanoyarnos” con ella, pues es indispensable para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, especialmente si hacemos ejercicio. Pero utilízala en su justa medida.

¡Más consejos!

Controla la soja que comes, puedes comerla, es una fuente magnífica de proteínas pero elige bien cuál y de dónde viene. Intenta que sea biológica, no transgénica o fermentada. La soja contiene compuestos vegetales que imitan el estrógeno, lo que sumado a tus ya altos niveles de esta hormona no es lo más inteligente en tu lucha contra la celulitis. La proteína de soja en polvo debe ser aislado de soja de buena calidad, es primordial. Los yogures y leche de soja, son lo menos adecuado si buscas eliminar la celulitis y el tofu tampoco te conviene.

 

Haz deporte, a ser posible de una intensidad media o incluso más. Si no estás habituada, hazlo de forma moderada y vete subiendo el ritmo de tus entrenamientos y su intensidad. Nuestro sistema de entrenamiento te garantiza resultados, y si estás dispuesta a darlo todo, a hacer lo que sea por conseguir mejorar tu físico y dar un cambiazo radical, entonces puede que seas candidat@ a nuestro sistema de entrenamiento TX12 Mi Fitness Coach (Transformación express en 12 semanas). Aunque ya os adelanto que este no es un sistema para tomárselo a la ligera, es para es@s que lo desean desde lo más hondo de su corazón y están dispuestos a dejarse la piel en ello. Si este es tu caso, estaremos más que encantados de ayudarte en ese reto para que te demuestres a ti mism@ que puedes hacer lo que te propongas. Y después de eso ya no querrás parar ni dejar de marcarte metas y objetivos.

Image module

RESUMEN

Factores

Factores de alimentación y modo de vida:

Los malos hábitos alimenticios y comer sin un orden o control son factores más que determinantes en la acumulación de grasa y por lo tanto a la celulitis. La mala alimentación, la comida basura y alimentos grasos contribuyen a la proliferación de radicales libres en el cuerpo. Éstos atacan generalmente al colágeno, componente principal del tejido conectivo y estructura del apoyo básico de la piel, provocando su degeneración y, por tanto envejecimiento prematuro.

-El “exceso” de sal, por ejemplo, contribuye a la retención hídrica, que nos lleva al  edema (primera fase de la celulitis). Si reducimos el exceso de sal, repito, exceso de sal, no he dicho la sal a secas (porque es necesaria para un correcto funcionamiento del cuerpo), reduciremos los niveles de colesterol al mejorar el metabolismo celular, por disminución del modulador negativo del sodio y por aumento del modulador positivo del potasio, con lo que las grasas se queman en el “horno metabólico”. La calidad de la linfa depende en gran medida del potasio. Los vegetales ricos en potasio aumentan su concentración cociéndolos al vapor.

-La vida sedentaria, o la falta de ejercicio físico, también tienen su parte de culpa en que sufráis ese mal. Ya lo habíamos explicado, a mayor masa, mayor consumo calórico, a mayor consumo calórico, menos posibilidad de que se acumule grasa y además, al estar los músculos más rígidos hacen que la piel tenga mejor aspecto y menos grumosa. Es por ello que es más fácil que la grasa se acumule en esas zonas, porque glúteos, femorales y caderas están sometidos a poco esfuerzo en personas sin actividad física.

-Las dietas hiperproteicas dificultan la retención de líquidos en los tejidos. Pero eso no significa que sólo debamos comer proteínas, debemos comer una dieta equilibrada en macros, aunque esto lo trataré más en profundidad en otro post. Si bien existen proteínas de origen animal y otras de origen vegetal, yo las vegetales por motivos que trataré en otro artículo. Las frutas, verduras, legumbres, granos y frutos secos, son fuentes más que suficiente de proteínas de altísima calidad y sin sufrimiento animal, pero como ya dije, esto es otro tema que merece ser tratado aparte.

 

Factores endocrinos:

Es significativo el hecho de que la frecuencia de la aparición del problema está ligado a “cambios hormonales”: pubertad, embarazo, menopausia, ingestión de anticonceptivos…

Por otra parte, es conocida la intervención de las hormonas sexuales en la distribución de la grasa corporal: los andrógenos son responsables de la disminución del número y volumen de los adipocitos en el hombre y los estrógenos tienen una acción favorecedora del aumento del número y volumen de los adipocitos en la mujer.

Esto hace pensar que, probablemente, la causa no radica en una producción alterada de hormonas sexuales, sino que se trata de una alteración periférica a consecuencia de la cual se produce una desviación de las hormonas sexuales femeninas respecto a sus receptores habituales (ovarios, útero, vagina, etc.), lo que originaría una respuesta anormal a nivel del tejido conjuntivo y de los adipocitos.

 

Factores neurovegetativos y Psicológicos:

Nuestro cuerpo responde al estrés liberando productos químicos hormonales del estrés o catecolaminas en la sangre. No es raro encontrarnos con que la aparición de la celulitis viene asociado a la existencia de un trasfondo de ansiedad, estrés, etc. Las catecolaminas intervienen en el metabolismo de las grasas, en la distribución del tejido adiposo y, lo que es más importante, en la regulación del equilibrio del hídrico en nuestro organismo. Es por esto que en períodos de estrés se retienen líquidos, y como ya habíamos dicho la retención de líquidos es decisiva en la primera fase de la celulitis (edema). La celulitis afecta con mayor frecuencia a las mujeres emocionalmente inestables, que se angustian con facilidad, que padecen insomnio.

 

Factores genéticos:

Está probada la predisposición a la obesidad y a la celulitis en personas con antecedentes familiares de trastornos de ese tipo. Sin embargo, no podemos culpar a nuestros genes por nuestros hábitos alimenticios, nuestro sedentarismo, y demás hábitos tóxicos de toda índole que sólo dependen de nosotros, y con cuyo control podríamos vencer a nuestros genes por goleada.

 

Factores étnicos y geográficos:

La celulitis es un problema racial; las mujeres de color no la padecen, salvo excepciones. También es bastante excepcional entre las mujeres del África negra y poco frecuente en las asiáticas y nórdicas. En las anglosajonas ya es más común, pero es, sobre todo, en la mujer mediterránea donde existe la predisposición más elevada, ¿por qué será?.

 

Factores tóxicos:

El alcohol, el café, el tabaco, etc, guardan estrecha relación con la celulitis como ya habíamos visto.

-El alcohol tiene una acción dilatadora de las venas y capilares. Y algo que queremos evitar es, justamente, la salida de líquidos, agravando la primera fase de la celulitis (edema). De modo que cuidado con el consumo de alcohol.

-El tabaco, ha demostrado el efecto demoledor que tiene sobre nuestra piel.

-La cafeína, el estrés o el estreñimiento aumentan la carga corporal de sustancias oxidantes.

-El estreñimiento, satura de desechos tóxicos nuestros intestinos y los espacios intercelulares, lo que sobrecarga a los órganos de purificación y eliminación de éstos (riñones, intestinos, etc.).

 

Factores vasculares:

Como ya habíamos dicho una mala circulación sanguínea contribuía de forma decisiva en la aparición y empeoramiento de la celulitis.Los leggins cuando tienes bastante celulitis son una mala idea por 2 razones razones principalmente:

  1. Porque los leggins son como los niños y los borrachos, dicen la verdad. Y creedme, cuando tenéis mucho sobrepeso y una celulitis galopante, lo último que necesitáis es resaltarla.
  2. Porque al comprimir, dificulta la circulación que ya de por sí, cuando tenéis celulitis es muy deficiente.

Veámoslo de otra manera más técnica.

Hay consecuencias muy importantes a aprender que se deducen de lo expuesto hasta aquí:

El estrógeno estimula los fibroblastos para hacer que la colagenasa actúe sobre el colágeno y lo rompa, lo cual hace que comience el ciclo de formación de la celulitis.

Se pierde colágeno en la formación de la celulitis. Con el colágeno descomponiéndose las células de grasa se agrupan, suben hacia capas más externas de la piel, y se hipertrofian (aumentan su tamaño).

Cuando las células grasas alcanzan su tamaño completo, estimulan el desarrollo de preadipocitos para formar nuevos adipocitos o células grasas.

El estrógeno estimula de forma natural a los preadipocitos para formar nuevos adipocitos y, cuanto más grasa tengas, más se estimulan los ovarios para producir estrógeno.

Los bajos niveles de estrógenos conducen a una menor activación de los fibroblastos y a un ciclo menor o ausente de los eventos anteriores.

La Colagenasa aumenta la Celulitis, por lo tanto te interesa saber….

Agentes Bloqueadores de la Colagenasa:

La mejor manera de bloquear el efecto de la colagenasa (y de la elastasa) es por el consumo de bioflavonoides, sobre todo proantocianidinas. Estos compuestos son muy caros, pero cuando se mezclan correctamente son muy eficaces, pues sólo alrededor del 1-1,5% de proantocianidinas es necesario para proporcionar un agente bloqueador eficaz, y sólo entonces se puede prevenir la subdivisión de colágeno.

Al bloquear la colagenasa, los adipocitos se mantienen contenidos en paquetes apretados con colágeno, esto impide que las células grasas (adipocitos) se escapen, amplíen su tamaño y estimulen más la producción de células grasas.

Éste es uno de los problemas de la celulitis: el tejido conectivo debilitado (con el colágeno descomponiéndose constantemente, los tejidos aquí se vuelven estructuralmente muy “blandos” o débiles). Esto es muy grave, ya que cualquier contacto duro o abrasivo con objetos, o incluso manos u otras personas al darte un golpecito, pueden aumentar el daño tisular y agravar la apariencia de celulitis.

Espero que os haya gustado y que os sirva de ayuda en vuestra cruzada contra la dichosa celulitis.

Mi Fitness Coach

Image module
Leave a reply