';

CARDIO, CAPÍTULO 1: TIPOS

Dejemos clara una cosa antes de empezar y diferenciemos conceptos; Una cosa es el cardio que uno hace en un gimnasio (o en la calle) con el objetivo de quemar grasa y otra diferente es correr, nadar o ir en bici largas distancias cuando el objetivo es mejorar tiempos/marcas, como pueden ser por ejemplo las carreas populares que tanto han proliferado, hacer triatlón, etc.

En este artículo nos centraremos en el primer caso, en el cardio (ejercicio cardiorespiratorio) y expondremos los principales tipos, los objetivos para los cuales cada tipo está indicado y los errores más comunes que comete la gente sobre el tema.

Empezamos pues.

  1. Tipos de cardio.

Voy a dar por hecho que los que leéis este artículo sois del grupo de los que utiliza el cardio como actividad complementaria al entrenamiento con pesas, para reducir o mantener controlado vuestro porcentaje de grasa corporal, además de para que vuestra capacidad cardiorespiratoria sea un “poco” mejor que haciendo sólo pesas.

Los tipos de cardio son principalmente 2:

    • Cardio lineal, MICT (Moderate intensity continous training) o LISS (Low intensity steady state): Este tipo de ejercicio se realiza a una velocidad más o menos constante durante el tiempo que dura. Nuestra frecuencia cardiaca se mantiene relativamente estable (con poca fluctuación) al cabo de unos 5 ó 6 minutos después de comenzar. La intensidad que apliquemos en su ejecución determinará la fuente energética utilizada por nuestros músculos, que puede ser glucógeno, grasa o aminoácidos (procedentes de la proteína).
      La pega es que al ser una actividad monótona y estable va perdiendo efectividad con el paso del tiempo, pues como todos sabemos (o eso espero), nuestro cuerpo es una máquina adaptativa y como tal realiza los cambios y mejoras necesarios para poder realizar cualquier actividad con el menor esfuerzo y requerimiento posible de sus reservas, que son el glucógeno y la grasa principalmente, siendo esta última nuestro tan ansiado objetivo. Pero mucho me temo que en este caso cuanto más mejor no es la clave, sino los maratonianos serían los reyes de la definición y no es así.
    • Cardio a intervalos o HIIT (Hi intensity interval training): Esta técnica consiste en la realización de series repetidas de corta-moderada duración (<45” a 2-4´) a intensidades superiores al umbral anaeróbico (>80% VO2max), separadas por breves periodos de tiempo (1´- 5´) a baja intensidad o descanso. Lo mejor de este tipo de cardio además de quemar grandes cantidades de grasa, es que mejora muchísimo nuestra potencia y explosividad muscular, mantiene acelerado nuestro metabolismo por un período de tiempo más largo y además es más difícil que el cuerpo se adapte a una actividad que le resulta caótica. Aunque este sistema tampoco es la “Panacea” como más adelante veremos.

Continuaremos hablando de los objetivos con sus pros y sus contras en el próximo capítulo.

Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
Share
Leave a reply